CORAZONADAS

Colocando trampas para probar a un amigo destruiremos su amistad. Fijándonos en el sufrimiento no tendremos tiempo para el placer. Luchando contra la guerra nunca hallaremos espacio para la paz. Estudiando la enfermedad difícilmente sentiremos qué es la salud. Entre tanto miedo a "..." desaprovechamos la vida que es para el amor.

«¡Nadie te amará más que yooooooo!», gritaba mientras se despeñaba por las escaleras de su vanidad.

Dar educación es recibirla, es regar el árbol de la vida que nos devolverá con sus frutos todo el amor y la dedicación que pusimos en él.

La sangre que arde en la belleza
derrite todos los reflejos.
Hasta el halcón prueba los reversos de su rol
y huye hacia el manantial
para  desnudarse de si mismo.